Consejos en la cura del cordón umbilical

La anterior semana os presentamos algunos consejos sobre el cuidado del cordon umbilical y su periodicidad, esta semana completamos con las instrucciones para realizar las curas:

Para las curas del ombligo es recomendable tener a mano: gasas estériles y alcohol de 70% o clorhexidina.

Para comenzar la cura:

  1. Lavarse bien las manos con agua y jabón previamente a la manipulación del cordón.
  2. Dejar el cordón al aire, en el caso de que haya una gasa colocada alrededor del cordón retirarla.
  3. Proceder a la cura utilizando alcohol 70% o clorhexidina, alrededor del cordón. Ambos antisépticos son igual de recomendables pero se debe tener en cuenta que una de las presentaciones a la venta de clorhexidina vienen con un pulverizador que resulta muy cómodo a la hora de aplicarlo directamente sobre el cordón, para posteriormente dejarlo secar al aire. El alcohol de 70% se ha utilizado desde siempre, pero hay que tener la precaución de no excedernos en su utilización. Pues una exposición prolongada del alcohol de 70º sobre la piel del bebé puede causar irritaciones cutáneas
  4. Cuando le pongas el pañal, ten en cuenta que este no le oprima el abdomen. También puedes dejar la pinza del cordón umbilical fuera del pañal para que se airee.
Indistintamente, tanto si cubrimos el cordón con el pañal como si lo descubrimos, no alterara al tiempo de caída del mismo.
  5. Realiza esta cura de tres a cuatro veces diarias, aprovechando los cambios de pañal o siempre que se haya ensuciado, ya que el cordón umbilical debe permanecer lo máximo posible limpio y seco.cordon-umbilical

¿Cuándo llevar a tu bebé al pediatra por el cordón umbilical?

Cuando el ombligo huela mal, aparezca enrojecido, o la base del cordón supure (en estos casos, el bebé puede presentar incluso fiebre). Lo más probable es que se trate de una infección, que debe ser tratada inmediatamente, por lo que habrá que acudir al pediatra urgentemente.

Cuando observéis que sangra; si es abundante puede deberse a un traumatismo, a una mala ligadura o a alteraciones 
de la coagulación.

Cuando el cordón no se ha caído en más de dos semanas; hay que llevarlo inmediatamente al pediatra, pues habrá que valorar si se trata de una infección, de una maceración por humedad o de alguna alteración inmunológica.

Si una vez que se haya caído el cordón, observáis un bulto en la base del ombligo, de mayor o menor tamaño, que incluso puede tener una coloración rosada o rojiza, deberá ser visto por el pediatra para descartar la presencia de una hernia umbilical o un granuloma, en cuyo caso se tomarán las medidas pertinentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s