Cólicos del lactante

Los cólicos en el lactante, son uno de los principales motivos de consulta en Atención Primaria y en los Servicios de Urgencia hospitalaria, se consideran una alteración benigna, que suele empezar a partir de las dos semanas de vida y que desaparece espontáneamente alrededor de los cuatro meses.140317-bebe-plorant-colics-1257241738343348727

Lo característico de los cólicos del lactante son ataques de llanto incontrolable e inexplicable de inicio repentino, de gran intensidad, en un lactante sano y bien nutrido, pueden durar desde unos minutos a varias horas diarias, preferentemente a últimas horas de la tarde. El bebé suele encoger las piernas sobre el abdomen, cerrar los puños, con la cara enrojecida por el esfuerzo y el abdomen tenso. Generalmente el llanto es inconsolable. El episodio termina cuando el bebé cae exhausto, cuando defeca o pasa el gas. Cuando el llanto cede, se vuelve a encontrar con un aspecto normal.

El 16 – 26% de los lactantes sufre cólicos; y se ignoran las causas que los provocan, aunque probablemente su origen se deba a la suma de varios factores: el propio bebé (inmadurez del aparato digestivo, excesivo meteorismo, estreñimiento, intolerancia a la lactosa), factores psicosociales familiares (ansiedad de los progenitores) y factores ambientales.

El tratamiento, en un primer momento, comenzará con una actitud de escucha y empatía ante la preocupación parental por parte del pediatra. Resulta de ayuda comentar a los padres los patrones normales de llanto, tranquilizándolos, haciéndoles ver que se trata de episodios benignos que no repercuten sobre el estado de salud de su hijo y sobrellevar el problema hastaLlanto-primeros-meses su desaparición. Resulta fundamental que la familia comprenda la naturaleza benigna de los cólicos y reaccione con tranquilidad, pues muchos lactantes se calman cuando sus padres cambian la forma de responder a su llanto. Es fundamental enseñarles técnicas para consolar al bebé: evitando la estimulación excesiva, acompañando al bebé con contacto físico (caricias, masajes, contacto piel con piel, etc…) o con otro tipo de técnicas de relajación (música suave, canciones de cuna, etc…); algunos niños se calman con movimientos rítmicos suaves, acunándole, paseándolos e incluso viajando en automóvil. También es fundamental que se adopten medidas para proporcionar apoyo y descanso al cuidador principal, pues el cansancio provoca relaciones tensas, bruscas e incluso hostiles que sólo conseguirán aumentar la culpa parental y la irritabilidad en el niño. Se ha comprobado que los progenitores serán más sensibles y responderán mejor a sus hijos si están descansados. En algunos casos, también es eficaz aplicar medidas dietéticas, pues un porcentaje pequeño de cólicos obedece a la intolerancia a la lactosa y a las proteínas de la vaca. Por lo que se puede recomendar el uso de fórmulas anticólicos que contienen proteínas séricas parcialmente hidrolizadas que facilitan su digestión. Al igual que puede resultar beneficioso, la administración de Probióticos que podrían tener un efecto “modular” de la microflora, que está demostrado que es distinta en los niños que presentan cólico del lactante, disminuyendo la duración del episodio.los-colicos-del-lactante

No se recomienda como tratamiento e incluso está contraindicado, el uso de Anetol ó anises estrellados en infusiones, ya que puede causar intoxicaciones graves si su consumo es excesivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s